domingo, 26 de septiembre de 2010

“El asesino de la cabaña”

Su manía por matar  indiscriminadamente, es coherente con lo que el propio Guevara confesó textualmente en 1959, reconociendo que los fusilamientos debían llevarse a cabo sin garantías y sin juicio previo a las víctimas

Ernesto Guevara de la Serna “El Che”: Nació el 14 de junio de 1928 en la Ciudad del Rosario (Provincia de Santa Fe - Argentina) hijo de Ernesto Guevara Lynch y de Celia de la Serna y Llosa.  Fue uno de los líderes de la revolución cubana quien de la mano de Fidel Castro, tuvieron como premisa derrocar al dictador Fulgencio Batista en el año 1959,  a favor de consolidar en la isla una democracia Republicana y anticomunista, además de  la defensa de la Constitución democrática de 1940. Fue ese y no otro el discurso de Fidel Castro, para ganarse el apoyo popular. Pero como podemos constatar, su táctica de discurso moderado pro democracia (Hugo Chávez, Daniel Ortega, Evo Morales, Gustavo Petro), se quedó ahí en el simple discurso, ya que una vez en el poder sometieron a la isla y a sus habitantes al más feroz régimen dictatorial comunista. 
Para esta consolidación política arbitraria e injusta  fue necesaria la fuerza bruta del nuevo régimen, imponiendo  a sangre y fuego la sumisión del pueblo, tarea que cumplió con lujo de detalles “El Che”, asesinando de forma masiva y sistemática a miles de civiles inocentes, en esta tarea diabólica comando el campo de exterminio “La Cabaña” 
Que interesante sería para la materialización de la justicia trasnacional contemporánea tener la dicha como testigos de excepción de evidenciar, la aplicación de la Jurisdicción Universal a los impunes trasgresores y violadores de los Derechos Humanos en Cuba. Será que el Magistrado español Baltasar Garzón Real, persecutor de violadores de Derechos Humanos de las dictaduras latinoamericanas  de derecha se le mida a ese reto?
Señalamos algunos apartes bibliográficos que  demuestran la sevicia y espíritu maléfico del médico asesino y cegador de vidas Ernesto Guevara de la Serna:  Su manía por matar  indiscriminadamente, es coherente con lo que el propio Guevara confesó textualmente en 1959, reconociendo que los fusilamientos debían llevarse a cabo sin garantías y sin juicio previo a las víctimas: “tenemos que crear la pedagogía de los paredones del fusilamiento y no necesitamos pruebas para matar a un hombre” (1).   Efectivamente el “Che” fue designado por Fidel Castro en el lugar en donde mejor podía cumplir su papel: El de un fusilador irrefrenable constituyéndose en un verdadero ícono  del terrorismo de Estado.  Esos y no otros, eran los principios del mítico ídolo de los sedicentes defensores de los “derechos humanos” contemporáneos, que nos lo quieren hacer pasar por un justiciero que luchaba por la paz del mundo (2).
Ese acentuado rol de homicida en masa, le valió a Guevara el legítimo apodo  de “el carnicero de la         cabaña” Allí pudo hacer catarsis desplegando su confesado “odio a la civilización”, su rol de “máquina de matar” y su talante de “anticristo”, tal como rezan sus autodefiniciones anotadas en sus cartas y cuadernillos. El Che Guevara (Probablemente el más terrible criminal argentino del siglo XX), al menos solía manifestar lo que pensaba y actuaba  en consecuencia. Tanto es así que sólo en los primeros días de “trabajo”, los fusilamientos dirigidos por el homenajeado justiciero alcanzaría la friolera  e incipiente cifra de 550 disidentes masacrados (3).
Testimonio sombrío, es manifestado  por Luciano Medina, capitán del ejército rebelde quien estuvo bajo las órdenes del comandante Camilo Cien Fuegos: “Llevábamos  tres días sin comer y acampamos en la finca La Otilia, y el Che nos mandó a buscar  un puerco y yo fuí a lo de Carlos Socolombo que tenía una finquita cerca, y compré un puerco que me costó 70 pesos, entonces toda la tropa estaba comiendo y llega un señor y le dice  al Che Guevara que tenía un chivato, que hay que ver como se saca de ese hombre que se llama Juan Pérez, dueño de la finca Rancho Claro, cosechero de café. Entonces fueron a buscar al hombre, quien tenía tres hijos chiquitos de 4, 5 y 6 años y los fusilaron a todos. Eso nos cayó mal a toda la tropa” (4).

El Patriota.

1.Citado en Sebreli, Juan José. Comediantes y Mártires, Debate, 2008, pág. 232
2.Márquez Nicolás, El Canalla, La verdadera historia del Che. 1ª edición- Buenos Aires 2009, pág. 114.
3.Citado en O’Doonell. Pacho, Che, la vida por un mundo mejor, Sudamericana, 2ª edición., 2005, pág., 166.
4.Luciano Medina, Capitán del Ejército rebelde, hombre de confianza y correo de Fidel castro. En la invasión de oriente a occidente estuvo a órdenes de Camilo Cienfuegos. Caimán productions, Instituto de la memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo. Guevara: anatomía de un mito.

7 comentarios:

  1. Ni un paso atrás...
    Patria o muerte...venceremos...

    ResponderEliminar
  2. Pues no hay que decírselo a los que están viviendo ese mito como una cosa luminosa, los sequidores del Catecismo de As"Che"te, ellos con eso tienen y seguirán poniendo en un altar a este psicópata que se volvió una leyenda, un semidios. La sacralización de los Ches, los Allende y todo el santoral de la izquierda no es más que la prueba de un sentimiento religioso no expresado y que se resuelve en toda esta parafernalia mental, en todo ese infantilismo que tiene postrado al movimiento estudiantil en Colombia.

    ResponderEliminar
  3. Pues no hay que decírselo a los que están viviendo ese mito como una cosa luminosa, los seguidores del Catecismo de As"Che"te, ellos con eso tienen y seguirán poniendo en un altar a este psicópata que se volvió una leyenda, un semidiós. La sacralización de los Ches, los Allende y todo el santoral de la izquierda no es más que la prueba de un sentimiento religioso no expresado y que se resuelve en toda esta parafernalia mental, en todo ese infantilismo que tiene postrado al movimiento estudiantil en Colombia y al borde del cierre a la UdeA.

    ResponderEliminar
  4. que iluminado!!! Autoretrato de un frustrado...

    ResponderEliminar
  5. Aver... La gente apoya al Che porque salio muy guapo en sus fotos y pusieron su mejor foto en las camisetas para forrarse a costa de la gente "guay" que las comprara, pero ahora preguntas a cualquiera que veas con una camiseta, estuche, cartera, mochila...etc del Che "Gueguarra" y le dices que que hizo y no te sabe responder o te suelta parte de su historia como que libero a Cuba, pero no te diran los medios que uso para hacerlo ni la gente inocente que mato

    ResponderEliminar
  6. Podrias ponerla la misma mascara a Bush, a Felipe Calderon,a Pinochet,a los mismos militares de Argentina, glorias de la derecha y buen reflejo de que del otro lado no estan mejor los "lideres".

    ResponderEliminar
  7. Me parece que defender a un criminal de estas caracteristicas que asesinó a sangre fría al menos a 1800 de sus disidentes políticos en la fortaleza de la cabaña y que confinó a los campos de concentración y exterminio de la umac a cientos de homosexuales, cristianos, testigos de jehova entre muchos otros que consideraba un peligro para la revolución universal y que a prueba de ello están todos sus dichos y la forma en que increpó al militar boliviano que lo ejecutó: vamos dispara, sólo matarás a un hombre, con total sentido y valor por la vida lo que nos indica la clase de asesino que era, más que abandonó a su madre enferma, a su esposa enferma e hijos en crecimiento.

    ResponderEliminar